24 HORAS : 310 2414068

Malos olores en las tuberías

Tel 310 241 4068

Malos olores en las tuberías



Una de las causas más comunes de los malos olores que salen por los desagües, es la utilización de las tuberías como si fueran cubos de basura. Deshacerse de los residuos mediante este sistema lo único que produce es el progresivo deterioro de las instalaciones. Por eso, si acabamos con estos hábitos, y seguimos una serie de pautas sencillas de limpieza y mantenimiento, conseguiremos que nuestra casa no sufra los efectos del mal olor de los desagües. Aunque los sifones consiguen neutralizar los malos olores, a veces es necesario limpiarlos. Aquí también se pueden quedar residuos que hay que retirar, extrayendo el tapón de limpieza. A veces, cuando se vuelve a abrir la llave de paso del agua, después de una larga temporada cerrada, puede suceder que suban malos olores al exterior. Sucede porque el nivel de agua de los sifones se evapora y se abren paso los gases del desagüe. Para acabar con ellos, sólo hay que volver a abrir la llave de paso y el agua arrastrará el olor.


Es fácil entender que un mal olor proviene de restos orgánicos, digamos en mal estado. En un baño estos quedan en muchos casos en los anteriormente mencionados sifones. En casas modernas habrá un bote sifónico en el suelo, que identificaremos como una tapa redonda, que tendremos que abrir y provistos de un buen guante de goma sacar los residuos que allí encontraremos. En el caso de baños antiguos los sifones pueden estar bajo el lavabo o el bidé y suelen tener un tapón que una vez desenroscado deja salir los residuos. En general Independientemente de lo anterior, lo ideal es mantener una buena limpieza de los aparatos sanitarios y verter periódicamente lejía en agua caliente (nunca hirviendo) por los desagües.

Algunos consejos útiles:



•Después de cada uso, haz correr agua caliente del grifo por el desagüe. Esto evitará que se acumule allí y eliminará todo residuo que tenga mal olor.

•Trata de inmediato cualquier desagüe parcialmente tapado. Puedes encontrar limpiadores de desagües en cualquier ferretería. Cuanto antes trates aunque sea un desagüe levemente tapado, menos probabilidades habrá que genere mal olor.

• Vierte periódicamente 1 taza de vinagre. Luego, déjalo allí durante 30 minutos por lo menos antes de dejar correr agua caliente. El vinagre eliminará todo mal olor existente y dejará limpio tu desagüe.

• Una vez a la semana, vierte un puñado de bicarbonato de sodio, y luego enjuaga con agua muy caliente. Esto ayudará a que se vayan los olores existentes y a evitar que por un tiempo no se vuelvan a producir debido a la acumulación de residuos.

Encuentranos en las principales redes sociales.